Será el 9 de diciembre y se podrá seguir presencialmente o por ‘streaming’

Primer concierto de Navidad de la Cátedra de Viola Fundación BBVA de la Escuela de Música Reina Sofía

Carlos Gil

El 9 de diciembre tuvo lugar el primero de los dos conciertos de Navidad que ofrecerá la Cátedra de Viola Fundación BBVA de la Escuela Superior de Música Reina Sofía. Corrió a cargo de los alumnos que se forman con Diemut Poppen y, dadas las limitaciones de aforo, se pudo disfrutar también a través de internet.

4 diciembre, 2020

En el mes de diciembre la Escuela Superior de Música Reina Sofía organiza su Ciclo de Conciertos de Navidad y Año Nuevo, que se articula a través de conciertos académicos en los que los alumnos actúan en el Auditorio Sony de la Escuela, en presencia de sus profesores. La experiencia de actuar frente al público les ofrece la posibilidad de mostrar el resultado de su trabajo, así como de enfrentarse a los retos que conlleva la interpretación en directo.

El primero de los conciertos de la Cátedra de Viola Fundación BBVA tuvo como intérpretes a los alumnos de la profesora Diemut Poppen, que cuenta con Jonathan Brown y Laure Gaudron como profesores adjuntos. Joaquín Arias Fernández (Madrid, 1995) se incorporó a la cátedra en 2019, “tras conocer en la asignatura de viola complementaria al profesor Jonathan Brown, pues ya era alumno de la Cátedra de Violín. De la viola me atrae su sonido grave, cálido y lleno de armónicos”. En el concierto interpretó la sonata de Grieg número 3, original para violín y piano. “Es una sonata vibrante con un componente folklórico noruego evidente y una estética claramente romántica, con largos pasajes de naturaleza ‘cantabile’ y grandes contrastes entre pasajes muy expresivos y extrovertidos y otros igualmente expresivos pero muy íntimos e introvertidos”.

Arias valora, de la Escuela, “la gran cantidad de clases que recibo y la alta exigencia de mis profesores”. Un esfuerzo docente que se ha traducido en diversos galardones, que suponen un impulso a su carrera musical: “A corto y medio plazo tengo varios recitales y conciertos con orquesta como consecuencia de haber sido galardonado con el primer premio en el concurso Intercentros Melómano 2019. Afronto todos estos compromisos con mucha ilusión y gratitud y con ganas de aprender de cada uno de ellos”.

Raquel de Benito (Madrid, 1996) es estudiante de viola en la Escuela desde 2013 y en estos siete años ha recibido el diploma de alumna más sobresaliente de la Cátedra en dos ocasiones. De padres músicos, comenzó a tocar el violín con cuatro años y “fue mi madre quien, a los 14, me sugirió complementar esa formación con la viola”. El instrumento le acabó cautivando “por su timbre y su calidad; el poder parecerse al violín y al chelo, ya que su registro se encuentra entre los dos, y aun así tener un sonido tan único”.

En el concierto interpretó dos obras: la transcripción para viola del primer movimiento del Concierto para clarinete de Mozart -”una una obra alegre, llena de optimismo y con pasajes tanto líricos como virtuosos”- y la ‘Fantasía cromática’ de Bach-Kodály, para viola sola. “Es también una transcripción, esta vez hecha por el músico húngaro Kodály, de una obra para clavecín de Bach. Está llena de rápidas subidas y bajadas con escalas y arpegios en semicorcheas. La parte central, más lenta y con acordes, es una especie de recitativo. No tiene una tonalidad estable, sino que está constantemente modulando. Ya hacia el final se van enlazando una serie de acordes disminuidos, bajando cromáticamente, hasta concluir en el esperado acorde de re mayor”. De Benito destaca cómo la Cátedra de Viola Fundación BBVA le ha dado la “oportunidad de tocar en encuentros con grandes directores, viajar, estudiar con los mejores profesores, disfrutar de conciertos de una calidad única… Todo ello te hace progresar, querer aprender más y más, y, sobre todo, te hace sentir gratitud por poder dedicarte a una de tus pasiones”.

Con apenas seis años comenzó sus estudios musicales Carmen Gragera Salas (Badajoz, 1997), quien forma parte de la Cátedra de Viola desde este mismo año. Y no ha sido un año cualquiera: “Estos últimos meses han sido especialmente inciertos para aquellos que estamos relacionados directamente con el mundo del arte. Los conciertos han escaseado más que de costumbre y eso al final nos repercute. Sin embargo, estoy contenta de ver algunos conciertos en el horizonte. Todos ellos nos mantienen en forma en lo escénico y nos permiten conectar nuevamente con el público”.

En el concierto del 9 de diciembre tocó el Adagio y Allegro de Schumann, original para trompa y piano. “Es una obra muy especial en la que claramente se pueden ver dos personalidades totalmente diferentes. Por una parte, un carácter muy melancólico y romántico y, después, un ‘allegro’ fogoso épico y apasionado. Sin duda una obra para disfrutarla”.

En el concierto participaron, además, Joao Victor Franzoso, Alvaro Castelló, Karine Vardanyan y Noemí Fúnez, que tocarán obras de Hindemith, Brahms, Reger, Piazzolla y Paganini.