Toda la información sobre el ciclo

Las Sonatas y partitas para violín solo están formadas por tres sonatas da chiesa, en cuatro movimientos, y tres partitas que recopilan cada una entre cinco y ocho danzas procedentes de toda Europa, como minuetos, zarabandas y gigas. Por la multiplicidad de significados e interpretaciones a las que dan lugar, desde la más radiante alegría hasta la tristeza por la pérdida, se trata de un ciclo fascinante que, en este segundo concierto, llegará a su culminación con la extraordinaria Chacona de la Partita n.º 2, que Bach escribió en memoria de su esposa fallecida y cuya partitura desborda emoción y virtuosismo.