NOTICIA

La Fundación BBVA estrena su nueva temporada de conciertos de música de los siglos XX y XXI

Se trata de la novena temporada de conciertos gratuitos de la Fundación BBVA y los dos primeros incluyen dos estrenos absolutos y cuatro en España.

18 octubre, 2017

Las obras del flautista y compositor Zach Sheets, de 36 años y nacido en Brooklyn, Dan Yuhas, fundador del Centro de Música Electrónica de Tel Aviv, e Igor Stravinsky, protagonizaron el pasado 18 de octubre en el Auditorio Nacional el concierto con el que la Fundación BBVA abrió su nueva temporada de música en Madrid.

Bajo el título “Stravinsky y el siglo XXI”, el programa de este primer concierto  refleja bien el propósito de todo el ciclo que, en palabras de su director artístico, Fabian Panisello, pretende “presentar el repertorio del siglo XXI alternado y en relación con obras fundamentales del siglo XX, para situar la música actual en un contexto más amplio y evitar de este modo una visión sesgada o de nicho”. Las obras de Dan Yuhas ‘Repercussions’, y de ‘Sheets, from cairn terrain’ se interpretarán por primera vez en España.

Esta novena temporada de conciertos dedicada a la música contemporánea que organiza la Fundación BBVA en Madrid se articula, como ya es tradicional, en dos ciclos. El Ciclo de Conciertos Fundación BBVA de Música Contemporánea se celebra en la Sala de Cámara del Auditorio Nacional y está integrado por seis funciones que ponen el énfasis “en enlazar hitos musicales que pueden ser más conocidos por el público con determinadas novedades, porque uno entiende mejor las cosas cuando puede establecer relaciones”. Este rasgo, se aprecia también en el concierto dedicado a “La música en Austria”, donde Mahler (1860-1911) se aúna con Johannes Maria Staud (1974) y Georg Friedrich Haas (1953). El ciclo incluye también un concierto dedicado a “La música en América”, donde Aaron Copland (1900-1990) se dará cita con sendos compatriotas que aportan la voz propia de su país de nacimiento y primera formación: Mario Davidovsky, nacido en Argentina en 1934, y Leonardo Balada (1933), originario de Barcelona.

Otro de los conciertos se vuelca en “El arte de la transcripción”: obras de Béla Bartók (1881-1945), Luciano Berio (1925-2003) y Bruno Dozza (1965) servirán para que el público conozca una técnica que Arnold Schönberg convirtió en arte diferenciado a través de su Sociedad para Interpretaciones Privadas y que consiste en trasladar obras de gran formato a efectivos musicales más pequeños. “Schönberg la utilizó como método docente eficaz, pues te obliga a entender perfectamente la partitura; y, sobre todo, permite ofrecer al público obras muy grandes a través de estructuras más simples, como el ensemble. En las últimas décadas se ha extendido en todo el mundo una cultura del ensemble y sus interpretaciones se enriquecen porque la transcripción implica una lectura, variaciones e incluso alternancia de temas propios y ajenos, como hizo Berio”, detalla Panisello.

Entrevista a Fabián Panisello, director artísticos del ciclo: 'Esta programación presenta la música a través de personalidades del pensamiento musical y estético'

Abrir y cerrar con Stravinsky

El ciclo se clausurará con la obra de Stravinski que en 2017 celebra centenario, ‘La historia de un soldado’, con Ernesto Alterio en el papel narrador e interpretando  además, el resto de los papeles de la obra. Este concierto incluirá también la obra más actoral de Luciano Berio, la ‘Sequenza V para trombón’, lo que realzará su componente dramático. Panisello explica por qué se abre y cierra con ‘La consagración de la primavera y La historia de un soldado’: “Estas obras han influido en profundidad a gran número de compositores desde aquel momento hasta nuestros días, dado que aúnan y representan una posición radical frente al tratamiento del tiempo y de la narración, pero al mismo tiempo han sabido establecer una relación transversal con la tradición musical y con otras disciplinas, por ejemplo, una técnica de montaje en la sintaxis asimilable al cine, un planteamiento del teatro musical aún vigente, y en el plano más técnico una elaboración de los niveles rítmico, métrico y microestructural de gran impacto”.

Por otro lado, el ciclo de Solistas, que tiene lugar en el Palacio del Marqués de Salamanca, sede de la Fundación BBVA en Madrid, se centra en instrumentos –viola, trompa, la sola voz de una ‘mezzosoprano’- o combinaciones menos habituales –acordeón, saxo y contrabajo, por ejemplo- “con obras que utilizan técnicas extendidas, es decir, que buscan en el instrumento recursos que no se pensaron en el momento de su creación pero están implícitos”, explica Panisello. “Este ciclo pretende generar una seducción sonora en el público, que luego reconoce esas fuentes instrumentales cuando las escucha en un contexto mayor –como el de una orquesta- e identifica perfectamente lo que aportan”. En los seis conciertos que lo integran participarán reconocidos intérpretes españoles –desde Ana María Alonso (viola) a Elena García (contrabajo), pasando por Alberto Rosado (piano) y Ricard Capellino (saxofón)- e internacionales, como Wenting Kang (viola), Annette Schönmuller (‘mezzosoprano’), el trompista Saar Berger y Jeff Beer, percusionista, escultor y fotógrafo.

Música para trompa y dos estrenos mundiales con Saar Berger

El primero de los conciertos de Solistas se celebró el pasado 21 de octubre y estuvo dedicado a la trompa. Corrió a cargo de Saar Berger (Ramat-Gan, Israel, 1980), miembro habitual del Ensemble Modern, docente en la International Ensemble Modern. En el concierto de la Fundación BBVA llevó a cabo dos estrenos absolutos -‘Here’, de Dietmar Wiesner; y ‘Helium’, de Uwe Dierksen- y dos estrenos en España: ‘One’s Song’, de Nina Senk; y ‘Coronae’, de Miroslav Srnka.

Además de la gratuidad de los conciertos, ambas propuestas de la Fundación BBVA tienen como denominador común que “lo fundamental es el contenido musical y estético del concierto, con independencia de las ideologías vanguardistas o de otro tipo que a veces había detrás de los distintos movimientos”, comenta Panisello. “Es impresionante notar la cantidad de reverberaciones que la música contemporánea ha tenido en el pop o en el ‘rock’. Por ejemplo, los Beatles aprendieron la técnica de evasión circular de Stockhausen. El pop absorbe e implementa las investigaciones de la música clásica electroacústica apenas una década después de que ocurran. Ir a la fuente donde esas cosas nacen desde un principio de belleza y de interés formal es altamente atractivo para cualquier persona: es una manera de entender la contemporaneidad, y cuando uno la entiende la disfruta”.

Dentro de su renovado espacio digital, la Fundación BBVA ha dedicado específicamente a la música un site en el que los usuarios podrán encontrar todas las noticias sobre la agenda y actividad que la fundación impulsa en este campo de la creación artística, desde la formación hasta la creación, la interpretación y la difusión.

Más información en http://www.contrapunto-fbbva.es

DESCARGAS

NOTA DE PRENSA