Toda la información sobre el ciclo

La Sinfonía n.º 7 fue el primer gran éxito de Bruckner con ya sesenta años de edad, y gracias en parte a la ardorosa defensa que hizo de la partitura Arthur Nikisch. Escrita entre 1881 y 1883 —solo el primer movimiento le llevó un año—, es célebre la carta que Bruckner envió a Felix Mottl: «Se me cruzó por la mente que el maestro [Wagner] podría morir pronto, y entonces el tema del Adagio vino a mí». Proféticamente, Wagner fallecería en Venecia un mes después. Aquí escucharemos la versión para orquesta de cámara que en 1921 realizaron conjuntamente Hanns Eisler, Erwin Stein y Karl Rankl para la Sociedad de Conciertos Privados, y que logra atrapar, en su pequeño formato, la monumentalidad del original.